viernes, diciembre 28, 2007


Decía un premio Nóbel en una entrevista, hace ya algunos años, que teníamos que aprender a pensar en la Vida más allá de la propia existencia humana. Al igual que ocurrió con el geocentrismo, tendemos a confundir la vida en la Tierra con nuestra vida en ella.

La crítica venía en relación al desarrollo sostenible y su espiral de consumo energético. Comentaba, que era imposible que las energías renovables pudieran sustituir a las tradicionales, con el consumo actual. La única vía factible era la nuclear.

El periodista le increpó los peligros que conlleva ésta, recordándole casos como Chenóbil. A lo que respondió, lo que a mi entender resulta un profundo y maravilloso pensamiento:

“Lo importante, no es que desaparezcamos los Seres Humanos. La vida en el planeta va más allá de nosotros. Lo importante es que sobreviva la Vida. El cambio climático debido al efecto invernadero es mucho más peligroso que la radiactividad.”

El pensamiento más allá del Ser Humano es la conciencia de responsabilidad respecto a cuántos seres vivos habitan el planeta. Comprender la Tierra como un organismo, en si.

Asumir esa responsabilidad, en el contexto globalizado de hoy, sería la mayor revolución de todos los tiempos.


fotografía: Ali Erbas, "As rain falls"

5 comentarios:

Alter Ego dijo...

Hacia tiempo que no pasaba por aqui, y me arrepiento enormemente. Muy buen trabajo. Abrazo Filosofico Gratis

Bruma dijo...

Sería toda una revolución si...
Que belleza contemplar la Tierra como un ser vivo, palpitante... qué dolor de corazon contemplarla tan necesitada de afecto...

Namasté, amigo.

Bohemia dijo...

Es un bellísimo pensamiento, un mejor planteamiento y la foto que ilustra tu post es maravillosa...

BSS

amibe dijo...

Precioso post, estoy de acuerdo en todo, desde el principio. Tú reflexión, genial.

Para mi el mejor de todos sin ninguna duda... he dicho duda?¿?

Bel

alma dijo...

Preciosa imagen!!!